HISTORIA DE INDUSTRIA AERONÁUTICA ARGENTINA

 

INTRODUCCIÓN

Algunas notas preliminares

Definiciones

Si tuviera que definir este libro con muy pocas palabras, diría que no es más que una recopilación ordenada de la historia de todas aquellas personas o empresas que invirtieron su dinero, sus esfuerzos y sus esperanzas en realizar alguna construcción aeronáutica en la República Argentina. Sin embargo esta historia no representa más que una pequeña parte de la gran historia aeronáutica nacional, lo que me obliga a acotar sus limites, sabiendo que estas fronteras serán necesariamente difusas. El lector comprenderá muy pronto cuál es la verdadera naturaleza de esta dificultad. Sólo le pido que acepte algunos límites que a veces pueden parecer arbitrarios y que comprenda que alrededor de ellos siempre aparecerán zonas grises en las que se superpondrán algunos hechos cuya exposición es necesaria, con otros que pueden parecer prescindibles. Basta decir que para definir estas zonas utilicé el sencillo criterio de que deberán ser útiles para brindarle un relato más coherente, aclarando algunos sucesos que de otra manera podrían aparecer como inconexos o poco lógicos.

También es imprescindible aclarar qué es lo que considero como una construcción aeronáutica: a los efectos de este libro este concepto abarca todas las aeronaves que fueron diseñadas para llevar tripulantes, con la única condición de que hayan llegado a una etapa de elaboración técnica lo suficientemente adelantada como para ser construidas, al margen de su eventual capacidad de volar. Esto incluye todos los emprendimientos conocidos, sin interesar si éstos fueron encarados a un nivel meramente personal o con un declarado objetivo comercial. La única condición necesaria y suficiente para que un trabajo sea tenido en cuenta es que el constructor, cualquiera sea su origen o nacionalidad, haya desarrollado sus actividades en la República Argentina. Por este mismo motivo, quedan expresamente excluidos aquellos diseñadores que, aun siendo argentinos, hayan efectuado sus trabajos en el extranjero. Éstos solamente serán mencionados en forma superficial, sin mayores detalles sobre sus realizaciones.

 

Alcances

Sé de antemano que algo quedará en el tintero. No por omisión voluntaria, sino simplemente porque en esta actividad, muy particularmente en la de los primeros tiempos, hubo una gran cantidad de constructores, aficionados, entusiastas, ilusos y visionarios cuyos trabajos no trascendieron más allá de los cercanos límites de su propia comunidad y en muchos casos no pasaron del seno de su consternada familia. No olvidemos que al principio la aeronáutica era sólo cosa de esos locos del aire, una actividad que muchas veces estuvo ligada con el mero exhibicionismo o con espectáculos circenses de dudosa calidad. Si bien la volación fue también noticia periodística, a los profesionales de la tinta y del papel de esa época, al igual que a los contemporáneos, sólo les interesaba la hazaña o el desastre. De esta manera, muchos de los precursores fueron ignorados por el simple hecho de que sus proyectos eran tan inviables que no valía la pena informar sobre ellos, sin tomarse en cuenta que en realidad éstos también fueron útiles, pues contribuyeron a clarificar las nuevas leyes de esta ciencia. La aeronáutica siempre necesitó de las demostraciones prácticas, las que ponían en evidencia no sólo los hallazgos positivos, sino también marcaban los caminos equivocados, tan importantes como los primeros, pues indicaban qué es lo que no había que hacer.

Tampoco hay que olvidar que los precursores fueron casi siempre hombres sencillos, no necesariamente ilustrados, la mayoría de las veces muy jóvenes, quienes simplemente se vieron atrapados por la pasión de volar. Pero esta gente no tenía ni el interés ni el entrenamiento técnico necesario como para hacer planos e informes, o para sentarse a escribir sus memorias o las descripciones de sus intentos de vuelo. Sólo trabajaban en sus proyectos en sus ratos libres, los ensayaban frente a un grupo escaso de espectadores y, la mayoría de las veces, exitosos o no, los abandonaban por motivos laborales, personales o económicos, relegándolos al olvido y tirando la escasa documentación que hubieran podido juntar. Por este motivo, las fuentes con que cuenta hoy un historiador para dilucidar los hechos más antiguos se limitan a las informaciones de los diarios y revistas de la época, complementadas con los trabajos de los investigadores que nos han precedido, más la escasa documentación guardada en algunos archivos privados u oficiales. En lo que se refiere a los recuerdos de los propios protagonistas y de la gente que vivió en esa época, en general se limitan a lo anecdótico y casi siempre son difusos e imprecisos, aunque debo reconocer que en muchos casos fueron estas conversaciones las me guiaron a nuevas fuentes, en los lugares más insólitos.

En resumen, aunque en este trabajo volqué más de treinta años de recolección de datos, tengo plena con­ciencia de que será incompleto y perfectible. Si tiene algún mérito, será el hecho de que podrá servir como un peldaño más hacia el esclarecimiento de esta apasionante historia. Mis sucesores seguramente se encargarán de completada y depurada.

Provoca en nosotros, el grupo ARACUAN, un gran placer darle una calurosa bienvenida a un nuevo emprendimiento consumado de Francisco Halbritter, EL TOMO I de HISTORIA de la INDUSTRIA AERONÁUTICA ARGENTINA, un gran libro de 480 páginas con muy buenas ilustraciones, tanto en calidad como en cantidad, un siglo de la historia aeronáutica argentina muy bien organizado en capítulos. Vayan nuestras sinceras felicitaciones !!!!!

 

 

 

AHORA TAMBIEN EL TOMO II

 

Francisco Halbritter

Calle Rouillon 398 - 5178 La Cumbre - Prov. de Córdoba.

Teléfono/fax  03548 - 452790

halbri@arnet.com.ar

 

VOLVER A INICIO