INSTRUMENTO

PARA MEDIR ANGULOS MUY PEQUEÑOS

* Por Edgardo Maffía

  Cuando necesitamos medir un ángulo, acudimos a un transportador. Algunos también utilizan una escuadra ajustable.

Los ángulos pequeños a veces requieren herramientas especializadas: Por ejemplo, para ajustar el paso de una hélice, se usa un transportador adosado a una plomada o a un nivel de líquido.

Hay otros aparatos para medir ángulos. Según la especialidad reciben nombres a veces rimbombantes y otras veces cómicos, como “Goniómetros”.

Casi todos tenemos un transportador. Los hemos usado hasta el hartazgo en el colegio y si trabajamos con motores segúramente hemos usado uno para ajustar el punto del encendido.

Medir un ángulo de 30 0 40 grados con un transportador, no es ningún problema.

Lamentablemente, a veces necesitamos medir ángulos de muy pequeño valor, por ejemplo cuando ajustamos el ángulo de ataque de las palas de un autogiro o el Wash Out (Diferencia pequeña de la incidencia de la puntera del ala, respecto a la raíz) de un aeroplano.

En mi caso, que disfruto del vuelo en autogiros, a menudo debo ajustar el ángulo de incidencia de las palas, para obtener el régimen de vueltas adecuado al rotor en cierta condición de peso, velocidad y potencia. Se trata de ángulos de un par de grados, a lo sumo.

Al tratar de medir un ángulo de un grado con un transportador, se nota que el aparato fué fabricado para que los pibes lo maltraten en el cole, no para trabajar en serio. La marca inicial está separada del primer grado, por una línea que a su vez tiene un espesor de casi medio grado!!!.

Mi amigo Alex de Mar del Plata, de gastó un dineral en un aparato con pinzas tipo Vise Grip , con un comparador de aguja.

Yo tengo una receta que quiero compartir con todo Ustedes: Se trata de un medidor de ángulos muy pequeños (Podríamos llamarlo Microgoniómetro ) que he bautizado “Las Maderitas”.

 


 

Unas maderitas de 57,3cm. se abren en las puntas 1 cm. por cada grado de arco. La parte sombreada no interviene en la medición, pero sirve para soportarlas. Una soguita las mantiene unidas pero permite separarlas lo suficiente para tomarlas en ambos lados de la articulación y evita que se pierdan.

Las maderitas trabajan bajo un principio muy conocido: Un círculo de 360 cm de perímetro tiene un radio de 57,3 cm. Si medimos un ángulo usando un par de maderitas de 57,3 cm desde el punto de pivote hasta la punta, cada centímetro de separación entre las maderitas es un grado de ángulo.

Así de fácil. Al menos para ángulos muy pequeños.........

Los ángulos mayores a unos pocos grados acumulan error, porque nosotros no medimos el camino circular sinó la tangente. Por eso, se llama error de tangente y es un término común entre los astrónomos que toman fotografías del cielo con un aparato similar movido mediante un tornillo que soporta una cámara de fotos.

Para ajustar las palas de mi autogiro, aseguro ambas maderitas desde el centro de pivote de la barra del balancín del rotor; a ambos lados de la junta móvil. Las maderitas se pueden afirmar mediante prensas Vise Grip , Prensas “C” o goma elástica (Es lo que yo uso).

En el extremo se puede ver la separación, que es de unos dos centímetros, que corresponden a 2 grados de paso de la pala.

Los norteamoericanos, no pueden usar las maderitas, porque para que indiquen una pulgada por cada grado, tendrían que medir casi un metro y medio (O unos cinco pies, como dicen ellos), lo que es un buen trasto.

Estas maderitas, además de servir para medir ángulos, se usan para medir el nivel de combustible del tanque del autogiro. Lo que se dice un invento criollo.


La separación angular es de un centímetro por cada grado de arco, al menos para estos pequeños ángulos. Luego se acumula el error tangencial y es mejor usar un transportador.

Me han objetado que usando las maderitas para medir el nivel del combustible, se pueden deformar y entonces dejarían de constituir un preciso instrumento, pero no es así.

Las maderitas son un instrumento relativo : Nada impide que sean maderas chuecas, tubos rectificados de acero invar o fibra de carbono.

Lo importante es que estando el manguito de soporte de ambas sobre un plano, las puntas de ambas estén juntas y consecuentemente, señalen una variación angular pequeña mediante su divergencia.

 

 

El Autor:


 

Edgardo Maffía, es socio de la EAA y tiene su hangar en el aerodromo Idelfonso Durana, donde ocasionalmente vuela con su autogiro.

Cualquier interrogante respecto a este trabajo, puede ser consultado a su e-mail maffia@ieee.org y será gustósamente respondido.

VOLVER A TALLER